Dejad que los ninos se acerquen

Si no te haces como un niño, no podrás entrar en el reino de los cielos

La Biblia nos da una idea del corazón de Dios para los niños a través de diferentes pasajes tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. A continuación, le ofrecemos una lista de estos versículos para que vea más de cerca lo que la Palabra de Dios dice sobre ellos.

1. He aquí que los hijos son una herencia de Jehová, el fruto del vientre una recompensa. Como flechas en la mano del guerrero son los hijos de la juventud. Dichoso el hombre que llena su carcaj con ellos. No será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta.(Salmo 127:3-5).

4. En aquel tiempo los discípulos se acercaron a Jesús, diciendo: “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?” Y llamando a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: “En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mateo 18:1-3).

8. Cuando una mujer va a dar a luz, se entristece porque le ha llegado la hora, pero cuando ha dado a luz, ya no se acuerda de la angustia, porque se alegra de que haya nacido un ser humano en el mundo (Juan 16:21).

Mateo 20

El juego es simple y complejo. Hay muchos tipos de juego: simbólico, sociodramático, funcional y con reglas, por nombrar sólo algunos. Los investigadores estudian los múltiples aspectos del juego: cómo aprenden los niños a través del juego, cómo el juego al aire libre influye en la salud de los niños, los efectos del tiempo de pantalla en el juego, hasta la necesidad del recreo en la jornada escolar.

Como padres, ustedes son el mayor apoyo para el aprendizaje de sus hijos. Pueden asegurarse de que tengan todo el tiempo posible para jugar durante el día para promover el desarrollo cognitivo, lingüístico, físico, social y emocional.

Recuerde sus propias experiencias al aire libre construyendo fuertes, jugando en la playa, montando en trineo en invierno o jugando con otros niños del barrio. Asegúrate de que tus hijos también crean recuerdos al aire libre.

Los niños practican y refuerzan su aprendizaje en múltiples áreas durante el juego. Les proporciona un lugar y un tiempo para el aprendizaje que no se puede conseguir completando una hoja de trabajo. Por ejemplo, al jugar a ser un restaurante, los niños escriben y dibujan menús, fijan precios, toman pedidos y extienden cheques. El juego proporciona ricas oportunidades de aprendizaje y conduce al éxito y la autoestima de los niños.

Juan 14:9

“Para producir el mundo que queremos, ¿no sería mejor dejar que la gente se dedique a lo que le interesa y llegue a ser realmente buena en ello, en lugar de intentar encauzar a todo el mundo para que haga las mismas cosas?”

Los niños son juguetones. Todos los mamíferos jóvenes son juguetones y así es como aprenden. Tienen curiosidad por el mundo. En cuanto vienen al mundo, miran a su alrededor… Se mueven para poner las manos en las cosas, para explorarlas, para averiguar qué pueden hacer con esas cosas del mundo que hay. Están especialmente interesados en otras personas. Quieren saber, observan y escuchan a otras personas y averiguan qué es lo que hace la gente en este mundo.

El aspecto sociable del juego se pierde a menudo en los discursos sobre la creatividad. Según el Dr. Gray, el juego y la curiosidad, aunque a menudo se presentan como impulsos individualistas, están intrínsecamente entrelazados con la sociabilidad. Han evolucionado a través de la selección natural, para asegurar que el conocimiento y las habilidades generacionales se transmitan a las generaciones siguientes. Los niños aprenden socializando y jugando con otros, incluidos los adultos, para perseguir sus curiosidades. De hecho, el Dr. Gray establece una conexión directa entre estos impulsos (curiosidad, juego y sociabilidad) y la educación. Como él mismo dijo:

Dejad que los ninos se acerquen en línea

Otro dicho que se refiere a los niños pequeños se encuentra en el Evangelio no canónico de Tomás. Los dos pasajes (Mateo 18:1-6 y el pasaje de Tomás) tienen un tono diferente. Sin embargo, ambos comienzan comparando a los que entran en el Reino de los Cielos con los niños, y luego hacen referencias a los ojos, las manos y los pies. En Mateo, Jesús sugiere que estas partes ofensivas deben ser “cortadas”, mientras que el pasaje de Tomás adopta un tono diferente al describir la limpieza y la renovación espiritual:

22. Jesús vio a unos bebés amamantando. Dijo a sus discípulos: “Estos bebés que amamantan son como los que entran en el reino (del Padre)”. Ellos le dijeron: “Entonces, ¿entraremos en el reino (del Padre) como bebés?”. Jesús les dijo: “Cuando conviertas los dos en uno, y cuando hagas lo interior como lo exterior y lo exterior como lo interior, y lo superior como lo inferior, y cuando conviertas al varón y a la hembra en uno solo, de modo que el varón no sea varón ni la hembra sea hembra, cuando hagas los ojos en lugar del ojo, la mano en lugar de la mano, el pie en lugar del pie, la imagen en lugar de la imagen, entonces entrarás [en el reino]”[4].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad